sábado, 13 de julio de 2024

Ellos, la esperanza del mundo

Los niños que viven rodeados de la naturaleza experimentan una serie de beneficios cognitivos, emocionales y físicos...

0 comentarios
Infacia
Los niños, niñas y adolescentes son el futuro de Cuba
El tiempo al aire libre está vinculado a una mayor capacidad de concentración. Los niños que exploran la naturaleza desarrollan su atención y enfoque.
 
Observar plantas, animales y paisajes naturales activa los sentidos y fomenta la curiosidad. Aprender sobre diferentes especies de plantas y animales les proporciona conocimiento valioso.
 
Las experiencias en la naturaleza están relacionadas con el desarrollo temprano del cerebro. Estimulan la comunicación neuronal y la producción de nuevas células cerebrales.
 
Los niños que pasan tiempo al aire libre se vuelven más seguros y atrevidos. Explorar bajo las rocas, trepar árboles y observar la fauna y flora les brinda confianza.
 
Los niños que conectan con la naturaleza son más solidarios con otros niños. Aprenden a cuidar el medio ambiente y respetar la vida en todas sus formas.
 
El movimiento al aire libre fortalece la capacidad del cerebro para aprender y recordar lecciones. El cerebelo, relacionado con la coordinación motora, también influye en los procesos de aprendizaje.
 
Jugar al aire libre mejora la coordinación, el equilibrio y la agilidad. Los niños corren, saltan y exploran, lo que contribuye a su forma física.
 
En resumen, la naturaleza es un aula de aprendizaje y bienestar para los niños. Les brinda la oportunidad de explorar, descubrir y crecer en un entorno lleno de maravillas y posibilidades.

Infacia Infacia Infacia Infacia Infacia


Compartir


Deja tu comentario

Condición de protección de datos